Prueba electrónico vs. analógico